Documento sin título

http://www.facebook.com/

 

Cataluña, puede pasar de todo menos el diálogo

Las posibilidades no son muchas, pero tampoco son pocas y a esta hora en España surgen más las dudas que las certezas.

El pasado jueves 21 de diciembre se celebraron las elecciones que fueran convocadas por el gobierno nacional a razón de las potestades que le ha delegado el Congreso a través de la aplicación del artículo 155 de la Constitución Nacional, hecho que ha cambiado algunas, pero no muchas cosas en Cataluña.

Las elecciones han dado como ganadores al joven partido Ciudadanos, que de esta forma logra encarnar la voz de la “mayoría silenciosa” a favor de la unidad que hasta el día de ayer se encontraba sin un líder que pudiera unificarla. Pero lamentablemente para su candidata Inés Arrimadas, les será imposible conformar gobierno aunque la ley determiné que quien gana la elección es quien debe iniciar las negociaciones para hacerlo, pero incluso, aunque sume a los En Comú, lo lograría.

Haciendo un juego de palabras podríamos decir que el nuevo significado de las siglas del PP, ya no sería la del partido popular sino las de Pierde o Pierde. Lo que dejó claro esta elección es que el único perdedor fue Mariano Rajoy, que pensó que su estrategia los iba a favorecer a nivel de votos. Las urnas condenaron a su partido, que fue la fuerza menos votada y pasó de tener 11 diputados a tener tan solo 3.

Será el turno de los independentistas que solo tienen que ponerse de acuerdo con la debilitada CUP, para poder conformar gobierno. A pesar de que su partido solo logró 11.000 votos más que ERC, gracias a una mejor distribución de los votos en los distritos electorales, logró 2 diputados más. Es mas, en el bloque del independentismo moderado, ERC y JuntsxCat han logrado 4 escaños, que algunos de los que perdió la CUP.

Esto indica dos cosas, la primera, que Junqueras se equivocó al dividir JuntxSi y entregarle el primer puesto a Ciudadanos, y que Puigdemont no fue castigado en las urnas tras su huida a Bruselas y que los independentistas claramente quieren que siga liderando el espacio soberanista. Pero la cuestión acá es si Puigdemont podrá ser investido presidente de la Generalitat, dado que de Volver, debería ser encarcelado.

Por lo tanto, las opciones para él son tres: sentarse a negociar con el gobierno central, cosa que Rajoy ha descartado de plano por el momento; volver sin importar las consecuencias y seguir tensando la cuerda; o colocar a un independentista sin causas que pueda ser manejado por él.

Esta claramente será la novela del verano y todo parece indicar que va a ser larga, porque nadie se quiere mover de donde estaba. Los independentistas han revalidado sus votos y han demostrado que en Cataluña hay 2 millones de catalanes que quieren ser independientes. Mientras que Rajoy no ha sentido el golpe que le ha dado las urnas y mantiene la postura de no negociar con los independentistas porque estos no tienen validez legal para hacerlo, a menos claro que sean investidos presidentes de la Generalitat. Todo parece indicar que los caminos no solo no confluirán, si no que seguirán ampliando las distancias entre sí, unos con la convicción que les da el apoyo de la ley y otros por la fuerza que le han concedido las urnas. Todo parece indicar que otra vez más será la justicia la protagonista en detrimento de la política, que no puede solucionar el conflicto.

The following two tabs change content below.

Gonzalo Inchauspe

Politologo de la Universidad Católica Argentina. Maestrando en Comunicación política en la Universidad de Alcalá de Henares. Coordinador para la Unión Europea de la ONG Transparencia Electoral.

Últimas entradas deGonzalo Inchauspe (ver todo)

Aun no hay comentarios. Sé el primero.!

Deje un comentario

 

— required *

— required *