Documento sin título

http://www.facebook.com/

 

[Ecuador] Lenín perpetuará la “Revolución Ciudadana “de Correa.

Al final todo fue más rápido de lo que se esperaba. Lenin Moreno, el sucesor planificado por el presidente ecuatoriano Rafael Correa, se proclamó ganador de las elecciones presidenciales ante la multitud que le esperaba ante su cuartel general de Alianza País, sin esperar el anuncio oficial del presidente del Consejo Nacional Electoral (CNE), Juan Pablo Pozo. “Hemos ganado (…) no hay más que mirar la cara del candidato opositor “, afirmó, alrededor de dos horas después de cerrar los colegios electorales y abrirse las urnas.

Guillermo Lasso, el derechista líder opositor, se le había avanzado y, al difundirse los primeros boca de urna que le daban a él como ganador, lanzó una serie de tuits triunfalistas desde su cuenta en esa red social. Fueron unas dos horas de fuego cruzado entre las respectivas encuestadoras -la oficialista, que daba la victoria a Lenín Moreno; la opositora, que lo hacía a favor de Lasso-. Una vez más, se confirmó que no hay que darles mucho crédito a los datos precipitados, que finalmente parecen servir de “aperitivo“para que los medios de comunicación o los interesados en sembrar incertidumbres tengan de qué hablar hasta que surgen proyecciones más fiables, por la vía del conteo rápido, o resultados oficiales.

Con el 88 % de los votos escrutados, Moreno había obtenido un 51 %, mientras que Lasso quedó en un 49 %, eran los datos de la web de la CNE con los que el aún presidente Correa salió a la sala de prensa del Hotel Quito, donde el presidente y su equipo esperaba resultados, para avanzar la victoria del oficialismo. Le siguió unos minutos después la mencionada aparición del “candidato Lenín”, entre el estadillo de júbilo de los suyos y una actitud desafiante hacia su contrincante. Apremió al líder opositor a admitir su derrota, tras atacar a la encuestadora “pagada por el Banco de Guayaquil“-es decir, el que dirigió Lasso- que, según él, manipuló su boca de urna.

Pozo, en el tramo final hasta la elección un comunicador omnipresente e infatigable, quedó de pronto relegado por las prisas de Alianza País por proclamar su victoria. La noticia estaba dada, por vía de Correa y de Moreno, con los datos de la web en la mano. Luego vino la confirmación por el sistema de conteo rápido. Casi a las nueve de la noche, Pozo leyó su primer boletín, con el 94 % de los votos escrutados: 51,07 % para Moreno, 48,93 % para Lasso.

Faltaba, aún, el siguiente gran pronunciamiento de la noche electoral: el de Lasso. El candidato oficialista había proclamado de antemano su desconfianza hacia el CNE. Y llamado a “tomar la calle“ en caso de que le “robara“ la elección la “dictadura del partido único“ que, según él, es el aparato de Correa. Con las cifras de Pozo, tuiteó su determinación a no dejarse arrastrar por “provocaciones“. Y a defender los votos “de forma democrática“ y con “firmeza“.

Los alrededores de la sede de la CNE, como otros puntos álgidos, se habían blindado en un amplio perímetro por temor a que la toma de la calle, o al menos del edificio central de la autoridad electoral, se materializara.

Mientras en Quito, Correa y Moreno festejaban ante los suyos, en Guayaquil Lasso anunció que presentarán impugnaciones en las 24 provincias del país, amparado en irregularidades detectadas en algunas actas. CNE tiene ahora la pelota en el tejado; OEA y restantes observadores internacionales, también.

The following two tabs change content below.

Gemma Casadevall

Periodista de EFE y de Deutsche Welle. Especialista en Observación Electoral.

Aun no hay comentarios. Sé el primero.!

Deje un comentario

 

— required *

— required *