Documento sin título

http://www.facebook.com/

 

Entrevista a Ricardo Zambrano Secretario Ejecutivo de Alianza País: “La Consulta Popular es una oportunidad para promover la participación ciudadana”

Ricardo Zambrano es Asambleísta por la provincia de Manabí, Ecuador; y preside la Comisión De la Soberanía Alimentaria y Desarrollo del Sector Agropecuario y Pesquero.

Además, tras las disputas internas en Alianza País, fue designado Secretario Ejecutivo de este movimiento, que ahora lidera el Presidente Lenin Moreno.

Cecilia Diwan lo entrevistó en el programa “Entre Fronteras” transmitido por Radio Nacional de Argentina. A continuación, sus palabras:

¿Podríamos decir que el partido Alianza País está dividido en dos?

Yo quisiera decir que, desde que inició este nuevo periodo presidencial, el secretariado ejecutivo de nuestro movimiento no asimiló este nuevo periodo presidencial con la madurez política necesaria. ¿A qué me refiero con esto? A que el secretariado ejecutivo debió haberse convertido en una especie de espacio, en un catalizador entre la visión del presidente saliente y la visión del presidente entrante. No obstante, lo que sucedió fue que el secretariado ejecutivo se dedicó a satanizar todo lo que hacía el nuevo presidente y, prácticamente, a aplaudir, e incluso llegar a un punto de santificar cualquier acto político que haya hecho el presidente anterior. Obviamente, al no haber esa madurez política, la situación se fue quebrando y cuando tuvimos que abordar el caso del vicepresidente, al cual también debo sumar el caso de la consulta popular y dos preguntas específicas, pues, terminó minando la relación hasta llegar a un punto de ruptura que no se ejecutó con la actuación del presidente Lenín Moreno. Como yo lo veo, el punto de quiebre se consolidó, se consumó, con el acto de algunos compañeros, cuando, el 31 de octubre, de una manera bastante irregular se decidió cesar del movimiento al presidente de este y también Presidente de la República Lenín Moreno.

Usted se reconoce como presidente legítimo del partido, pero también Gabriela Rivadeneira, ¿cómo se sale de esta situación ahora que se ha visto que el presidente Lenín Moreno posee gran apoyo popular, piensa asumir un partido propio?

En eso el presidente Moreno ha sido muy claro y muy enfático en decir que él no va a ser militante ni adherente de ningún otro movimiento, que él es también uno de los grandes promotores de la construcción del estado incluyente y equitativo, que fecundó en nuestro movimiento. Así que él no tiene ninguna intención de crear otro movimiento. Pese a tener el más alto porcentaje de aceptación de entre los actores políticos del país, él no ha pensado en construir otro movimiento, sino en consolidar el movimiento que nos ha dado tantas victorias y que nos ha servido para generar una agenda de trabajo en función de lo grandes intereses nacionales.

Usted como secretario ejecutivo, ¿qué salida le ve a esto? porque más allá de ser un problema interno del partido de gobierno, esto puede tener grandes repercusiones en el Congreso, donde hay legisladores que responden a correa y otros a Lenín Moreno.

Yo creo que no deberíamos entrar en esa lógica de militantes o legisladores que responden a uno u otro líder, yo creo que debería haber la madurez necesaria, principalmente en el Bloque País de la Asamblea Nacional, para diferenciar entre las grandes prioridades que tiene el Ecuador; es decir, que no podemos meter las diferencias que hay entre dos líderes en un saco en donde prácticamente estaríamos nosotros peleándonos, sino que hay que asimilar las diferencias y maximizar las similitudes que tenemos. Más allá de todo no hemos perdido el deseo de seguir trabajando en una agenda de desarrollo para distribuir riquezas, para garantizar la producción, para también defender los derechos conseguidos a lo largo de todos estos años. Y yo veo, como secretario ejecutivo, que nosotros hoy en día tenemos que ser claros en que hay una nueva agenda de trabajo por la reconciliación del país. Ecuador vive una contracción económica difícil – y no solamente Ecuador, sino otros países de la región y del mundo-. Entonces, no podemos meter a la ciudadanía en una pelea interna que incluso podría amenazar los resultados de una consulta popular tan necesaria; además para consolidar un estado que lucha de manera frontal contra la corrupción, que sanciona de manera vehemente los actos delictivos o irregulares; es decir, una consulta que nos va a llevar a que haya mayor participación ciudadana, que no esté muy vinculada a ninguna organización política, una consulta que nos va a llevar a promover un modelo de desarrollo sostenible, conservando sus recursos naturales. Eso es lo que debemos visualizar. Lo interno es importante, pero no tiene por qué ser parte de una agenda nacional, ni política, ni tampoco económica. Las diferencias tendremos que irlas subsanando de a poco. Lo que sí tenemos que rescatar y dejar claro es que nosotros respetamos el estado de derecho, nosotros no vamos a actuar con odio ni persecuciones a nadie. Queremos hacer respetar el estado de derecho en el cual el órgano que regula las relaciones políticas entre las organizaciones, como es el Consejo Nacional Electoral, inscribió los encargos que hemos recibido, tomando en consideración que ese 31 de octubre, una vez que se procedió a cesar las funciones del presidente, también se vio inmediatamente reemplazado. Así que, inmediatamente la comisión de ética se activó y suspendió a los compañeros que habían actuado de esa manera irregular, lo cual generó una vacante en el secretariado ejecutivo y en la segunda vicepresidencia, eso hay que tenerlo bien en cuenta porque, en este caso, María Fernanda Espinoza, quien es actualmente Canciller de la República del Ecuador, y mi persona, somos quienes estamos reemplazando, quienes recibimos ese encargo temporalmente, mientras convocamos a una convención nacional.

Correa volvió a Ecuador después de alejarse, por lo menos físicamente, durante cuatro meses, y se radicó en Bélgica, país del cual es su esposa, ¿qué significa su regreso, y cree que exista la posibilidad de que se sienten dos personas que durante tantos años compartieron el gobierno, sabiendo que Moreno fue su vicepresidente y que Correa le acompañó durante su campaña electoral? ¿Hay para usted la posibilidad de reconciliación?

Yo creo que sí, yo creo que dos líderes políticos, como lo son Rafael Correa y Lenín Moreno, tienen la obligación moral y la responsabilidad histórica de sentarse a limar esas asperezas e incluso de tener ciertos acuerdos, por lo menos dentro de una línea base, para comenzar a dejar a un lado el tema partidista y concentrarse en una agenda de desarrollo nacional. Es necesaria para consolidar el bienestar en el Ecuador. Me parece que algunas personas, por no decir la mayoría, estamos apostando a que estos dos grandes líderes se sienten a conversar.

Plateábamos que desde que ganó Lenín Moreno la segunda vuelta, subió muchísimo el respaldo popular hacia su persona y hacia su gestión en las mediciones de las encuestas, ¿por qué se dio esto, cuales son los puntos que usted, como secretario ejecutivo del partido de gobierno, cree que favoreció a esta aceptación popular de Moreno?

Yo creo que la agenda de dialogo que implementó el presidente, inmediatamente inicio sus funciones. Ha sido uno de los principales puntos de encuentro, consideración y aplauso de parte de la ciudadanía. El presidente analizando el momento político y económico en el que vivíamos comenzó a dialogar con todas las facciones políticas y con los grupos gremiales y sociales que se alejaron del gobierno, lo cual significó que se reconstituyera la confianza en torno al gobierno. Esto ha hecho pensar a todos los ecuatorianos que hay una nueva agenda, y que, a partir de esa nueva agenda, que es el dialogo, podemos comenzar a construir un país en el cual se incluyan, se debatan, temas que en el pasado, para bien o para mal, no fueron parte de una agenda de trabajo.

Quisiera agregar que la apertura y el diálogo que estamos implementando no significa bajo ningún criterio entrar a una componenda, como lo ha dicho el ex presidente Correa, lo que necesitamos es interpretar y consolidar una agenda de trabajo observando el momento político y económico que vive el Ecuador.

Aun no hay comentarios. Sé el primero.!

Deje un comentario

 

— required *

— required *