Los partidos Ciudadanos por la Libertad (CxL), el indígena Yatama y el Partido Conservador (PC) dejaron atrás sus críticas sobre que el sistema electoral en Nicaragua no ofrecen las garantías de transparencia, y decidieron participar en las elecciones regionales de la Costa Caribe convocadas para marzo de 2019, una decisión que les ha valido críticas de la población y organizaciones de la sociedad civil.

Hoy 20 de noviembre cierra el período de inscripción de candidatos a concejales regionales, según el programa impuesto por el Consejo Supremo Electoral (CSE) para las elecciones caribeñas del 3 de marzo de 2019.

Los dirigentes de las agrupaciones que se dicen opositoras al régimen de Daniel Ortega, alegaron no querer perder la personería jurídica y por eso se someterán a un proceso con los vicios de anteriores elecciones, donde el gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) controla toda la estructura electoral.

Para el politólogo José Antonio Peraza no tiene validez que los partidos acepten ir a unas elecciones solo para no perder la personería jurídica, cuando de antemano saben que con eso lo que hacen es legitimar al régimen una nueva farsa electoral.

“Para mí estas elecciones deben de suspenderse porque no hay garantías de transparencia, seguimos con un Consejo Supremo Electoral totalmente desprestigiado. No hay las transformaciones en las leyes y en el Consejo, tampoco observación ”, dijo Peraza.

El politólogo señala que además de que el árbitro no es confiable, está el hecho que la mayoría de población lo que exige es el adelanto de las elecciones para marzo del próximo año, en las que puedan elegirse un nuevo gobierno, alcaldes, diputados y gobiernos regionales. Por lo que para Peraza, los partidos que participan bajo las reglas del actual CSE dan la espalda a esa demanda de los ciudadanos.

“Es un tema ético. A menos que crean que los van a dejar ganar por estrategia, lo cual dudo mucho que pase, no existe una razón de peso real para participar. Participar solo por no perder una personería es que seguimos en la lógica de antes del 18 de abril”, señaló Peraza.

Prevé gran abstención

El descontento de los nicaragüenses hacia el sistema electoral debido a los fraudes cometidos desde el 2008, ahora se le agrega el desinterés de la ciudadanía ante la crisis sociopolítica debido a la represión del régimen de Daniel Ortega contra la población que exige su renuncia.

Más de cuatrocientos muertos, miles de heridos, unos 600 presos políticos es el saldo en siete meses de represión orteguista.

Peraza prevé “una gran abstención” en las elecciones regionales de las elecciones regionales de la Costa Caribe. “Yo estimo que en esta ocasión van a votar como el diez por ciento de la población. Lo que hace ir a votar a la gente son las propuestas de los partidos y la confianza en el sistema electoral, y eso no hay”, dijo.

El abstencionismo en las elecciones caribeñas ha sido del sesenta por ciento en promedio.

Extraído de La Prensa